martes, 17 de noviembre de 2009

La Moral Individual


"Toda virtud debe ser propia invención de uno, la íntima defensa y necesidad de uno; en cualquier otro sentido sólo es un peligro."

"Un acto impuesto por el instinto de la vida tiene en el placer que genera la prueba de que es un acto justo."

Friedrich Nietzsche ( El Anticristo (11)).

Nuestros instintos son la mejor "guía espiritual" que podemos concebir.

Toda persona, si se dedicara, aunque sea por un momento, a pensar por sí misma; olvidándose de todo dogma o doctrina moral se daría cuenta de qué es lo que más desea en ese momento, aunque ese deseo se contradiga con la enseñanza que dicha persona ha recibido.

Cada quien sabe lo que le conviene sin la ingerencia de ningún sistema religioso. La moral individual debe ser de invención propia, acorde con la conveniencia personal dentro de las reglas que marca la sociedad como conjunto.

Ir en sentido contrario a lo que nos dictan los instintos es la peor forma de decadencia individual y social.

El mismo placer de seguir tus instintos te dará la razón de que haces lo correcto.

Esta moral, desde luego, no puede ser más que aristocrática, estos conceptos en manos del vulgo sólo traen como consecuencia la estupidez.

Esta virtud sólo la puede tener el individuo que ha logrado un amplio auto-conocimiento, cuya conciencia no está bifurcada por la dualidad "bueno-malo", "debes", "pecado","redención", "castigo". Una conciencia que siempre hará lo que le conviene.

Para la gente vulgar lo más recomendable es que siga la moral tradicional cristiana, creada para domesticar a los individuos y dominarlos en base al miedo y promesas quiméricas. Logrando ciudadanos obedientes.

De esta situación se aprovechará la persona de moral individual para hacerse servir de los mansos y humildes.

"Haz lo que quieras será toda Ley"

Aleister Crowley

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada